dilluns, 7 de desembre de 2015

DOMINGO DE TEATRO EN EL LLIURE. ANTÍGONA

Los alumnos de literatura hemos ido este domingo 6 de diciembre al "Teatre LLiure" de Barcelona a ver una adaptación libre de Miguel del Arco sobre la obra de Sófocles, "Antígona". 

Igual que el curso pasado, cuando fuimos a ver la adaptación de "El misántropo", el director  Miguel del Arco ha vuelto a poner el punto de mira en temas universales que a pesar de los años y los siglos, todavía nos afectan.

"Antígona" se presenta como una reflexión sobre el poder, sobre el enfrentamiento entre el estado y el individuo, la ley y los sentimientos, los dioses y los humanos, los vivos y los muertos. Los dioses, desde la enorme bola  traslúcida que cuelga en lo alto del escenario, miran a los mortales y rigen inexorablemente sus destinos. Es la tragedia griega trasladada a nuestro mundo, en el que la intransigencia y el totalitarismo del poder hace desgraciados a los seres humanos. Antígona es el mito de la libertad individual, de la rebeldía contra las leyes injustas. Antígona somos todos.

Seguiremos yendo al teatro.

















Crítica teatral por Daniel Ventura

La “Antígona” de Miguel del Arco, un prodigio inteligente, una función casi perfecta, yo la recordaré siempre por un momento concreto: Antígona, a la que Creonte ha condenado a la oscuridad por su desobediencia, vuela sobre nosotros, y no hablo sólo de los espectadores, encerrada en una cueva con forma de esfera translúcida. Vuela dañada y vuela rota, pero no vuela vencida, sino dignificada por el castigo en su determinación. Sinopsis de lo bello y lo horrible, momento memorable de nuestro teatro, el vuelo de Antígona subraya la miseria de Creonte, arrastrado por el poder a una sima de la que ni siquiera la sensibilidad extremada de un director como Del Arco puede sacarle. El trayecto por el aire de Antígona es prueba brillante del genio del director, episodio innegable de un trabajo interpretativo magnífico y el instante quizás más feroz de la feracidad de una función multiplicada en calidad e ideas precisas. Una memorable disección de la guerra, y no sólo la del campo de batalla.
Porque nada de este montaje, que no la subraya ni la exagera, sino que la construye como una atmósfera inescapable, se entiende sin la guerra. Parece que Miguel del Arco ha tomado literalmente lo que dijo Steiner sobre que “Antígona” pervive en nuestras fibras porque contiene todos los conflictos. Pero ha dado el paso siguiente en el razonamiento y su función nos aterriza sobre todo en el conflicto... sobre el conflicto. En esas coordenadas, la rebeldía funeraria de Antígona es la enseña visible de un personaje eterno precisamente porque afronta dicotomías capitales: la felicidad o el duelo, la honra a los muertos o el apego a los vivos, la felicidad o la angustia, la obediencia a la Ley o la lealtad a uno mismo, el yo o el Estado. Antígona no contempla las dicotomías; las saja y toma siempre entre las manos la mitad más cercana a lo humano. La otra cae a los pies de Creonte, otro personaje agónico, incapaz de vencer esa ceguera a la que hemos llamado poder.
Antígona es Manuela Paso y Creonte es Carmen Machi. Musa brillante del director, más que convertirse en hombre, Machi se instala en la androginia para dar vida a un rey con rasgos de madre, a un hombre desquiciado por la púrpura, a un ser enmarañado en contradicciones que acaba llegando tarde a su propia salvación. Machi le da al rey perfiles bruscos, le blinda con verdad de fanático en su empecinamiento tirano y se rompe con él, desde la austeridad y hacia el desgarro, cuando todo se rompe a su alrededor. Una interpretación fascinante. También lo es la de Manuela Paso: me costó algo verla entrar en los perfiles de Antígona, pero a medida que avanza la función crece su potencia y llena de energía el dolor y la determinación rabiosa de una mujer joven que ha visto y acompañado la ruina de su padre, que ha perdido a dos hermanos, Eteocles y Polinices, asesinados entre sí, que está sola contra un decreto injusto y tiene todavía no sólo las fuerzas sino la voluntad para luchar. O para amar a los suyos, que a veces y tristemente, es lo mismo.
La contienda es de las dos, pero hay a su alrededor un equipo notable. Me resultó muy interesante la Ismene de Ángela Cremonte, porque ése personaje hace uno de los trayectos grandes de la función y la actriz vuelca verdad en su composición, algo así como una adolescente viajada de la inconsciencia a la responsabilidad a lomos de una pregunta lanzada por su hermana Antígona: “¿Qué paz encontraremos tú y yo si obedecemos?”. Disfruté la veta de humor negro y el talante irónico que José Luis Martínez le da al guardia y la exactitud de los demás, Santi Marín y Silvia Álvarez como corifeos y Raúl Prieto, como el pulcramente trágico Hemón. Me asombró mucho Cristóbal Suárez en esa escena magnífica en la que Tiresias evoca con rabia el desastre que le va a estallar a Creonte en el reino y en el pecho. Suárez crispa la voz y descoyunta la gestualidad con impresionante precisión.

Precisión: ahí la clave de un vibrante ejercicio intelectual que es, también, un montaje esplendoroso. Nos hemos quedado con que Creonte es de repente mujer, pero lo que ha hecho Miguel del Arco en esta versión libre del texto de Sófocles me parece que va bastante más allá de un cambio de género en los roles. Ha suprimido fragmentos y personajes y ha aligerado los parlamentos, en los que ha introducido, o mejor, en los que ha hallado instantes de furor vehemente que llevan la función a un campo de intensidad poco antes visto. Arropado por un apartado técnico impecable, juega magistralmente con detalles que enriquecen la experiencia: las proyecciones, los coros, la intimidad asesinada por las cortinas que dominan la puesta, las miradas de asombro de los actores en coro, el poder simbólico de una soga... La inteligencia siempre es capaz de la ironía y por eso, a su honda reflexión sobre la guerra y el individuo ha añadido detalles de sarcasmo, como el de explicar gráficamente que los hombres somos juguetería en manos de dioses con máscaras de superhéroes cutres.


http://www.abc.es/cultura/teatros/20150417/abci-antigona-miguel-arco-teatro-201504151456.htmlhttp://www.teatroateatro.com/criticas/critica-de-antigona/12899/

divendres, 30 d’octubre de 2015

Tarde o temprano, el amor



  • Tarde o temprano aparece un ser que nos despierta y nos arranca de la vida rutinaria que llevamos.
De repente necesitamos compartir nuestro tiempo, nuestros sentimientos y nuestra vida con ese alguien que se ha interpuesto en nuestras vidas y se ha instalado permanentemente en nuestro corazón para cambiarlo absolutamente todo.

  • El amor es una fuerza no domesticable, ciega e incondicional. Es la fuerza que mueve el mundo, que aferra a los individuos y que hace que juntos compartan proyectos y aficiones, es la esencia de la vida. Para que perdure esa magia espectacular que es el amor, hay que ser generoso, fiel, respetuoso y comprensivo hacia la otra persona.

  • Si comparas el amor con una película, es como mirar tu película favorita, sin importarte las veces que la veas o que ya te la sepas de memoria. Pero te encanta verla, que esté contigo y sabes que si ves una película nueva, ninguna otra podrá reemplazar a tu favorita, porque eso es amor.

  • Es un sentimiento tan fuerte, tan apasionado, tan espontáneo, que puede hacer de una persona, otra nueva, de la fealdad, una belleza, de la debilidad, una habilidad.
Amor es un juego traicionero que te otorga la felicidad y la tristeza a su antojo.

  • ¿Cómo decirte que todo cuanto espero es no esperarte demasiado? ¿Que si tú me dijeras ven, yo volaba?
¡Y qué duro el despertar, cuando no estás, cuando lamento no madrugar menos y soñarte más!

  • Es agradable saber que si tú estás  mal, él va a estar allí para consolarte y si hace falta, para estar mal contigo.

  • El amor es un argumento sustancial y eterno en la vida de cada individuo, por eso es valioso amar y ser amado.

  • Tienes que conocer a la persona con la que quieres envejecer y morir.
Dos personas que se quieren de verdad se ayudan mutuamente con los problemas y se agarran de las manos cuando las cosas van mal y sobre todo juntos tienen la esperanza de que las cosas mejorarán.

  • Es necesario dar lo mejor de uno mismo para enamorar más a la otra persona. Amar es sacrificarse y ser paciente.

  • El amor es uno de los temas sobre lo que más se ha escrito. Libros, canciones, leyendas… Bibliotecas y discográficas repletas de historias amorosas para todos los gustos. Amores platónicos, amores imposibles, amores no correspondidos, amores idealizados…

  • El amor nos hace fuertes y es el amor lo que nos hace débiles.
El amor es un sentimiento tan poderoso que trasciende las airadas mareas del tiempo.
Una persona enamorada es una persona que está buscando pedazos de su ser perdidos en algún lugar del camino.
El amor es como el océano. Tienes que ahogarte para sentir su intensidad. Tienes que sentirlo para vislumbrar su inefable significado.


                                                                       Literatura castellana.1 Bach. B-C  2015-2016



dijous, 8 d’octubre de 2015

Comentamos "La elegía" de Miguel Hernández




Miguel Hernández (Orihuela, 1910- Alicante, 1942) escribe esta elegía a raíz de la temprana muerte de su amigo y compañero Ramón Sijé. En ella expresa todo el dolor por la muerte de un ser querido y el deseo de un nuevo encuentro con él a través de la naturaleza. Escribe un comentario sobre la impresión que te ha producido este poema y elige los versos que más te hayan gustado. Consulta los siguientes enlaces y escucha la versión musicada de Joan Manuel Serrat.

http://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_Hern%C3%A1ndez
http://www.youtube.com/watch?v=vKPhKUCcIQc&noredirect=1
https://www.youtube.com/watch?v=_GVUsPtQjxo

dimecres, 23 de setembre de 2015

Comentamos un poema de Antonio Machado

"A un olmo seco"


Escucha el siguiente video sobre la boda del poeta Antonio Machado y Leonor. 
Desde allí accede a la versión musicada de Joan Manuel Serrat de A un Olmo seco publicado por Carlos Martín.
Escribe un comentario sobre la impresión que te ha producido el poema trabajado en clase A un Olmo seco.

http://www.youtube.com/watch?v=VZG6COgtAPs


http://www.rtve.es/alacarta/videos/cronicas/cronicas-antonio-machado-yo-voy-sonando-caminos/2396207/



http://www.antoniomachadoensoria.com/olmo.htm#.VDw1kb5PS_M

diumenge, 18 de gener de 2015

Hemos ido al Teatre Lliure a ver "El misántropo" de Molière



Hemos ido al Teatre Lliure de Barcelona a ver la obra de teatro "El misántropo" de Molière.

El director, Miguel del Arco,  ha hecho una adaptación de la obra clásica a los tiempos modernos. Se trata de un misántropo del siglo XXI que se atreve a destapar las hipocresías, falsedades y corrupciones de nuestra sociedad, tan parecida a la sociedad barroca que retrató Molière. El escenario es aquí la trastienda de una discoteca en la que se celebra una fiesta benéfica, trivial e intrascendente que deja ver la frivolidad de sus integrantes.
Comenta qué te ha parecido esta adaptación y sobre todo haz una reflexión sobre los temas filosóficos que la obra plantea.


                         Alumnos de literatura castellana i Lit. universal. 1Bach.B. Teatre LLiure.

El año pasado fue un Ibsen, y ahora le toca a MolièreMiguel del Arco firma esta versión de El misántropo, un clásico que nos sigue cuestionando qué es la honestidad. Con humor y a un ritmo vertiginoso.
Premio Ceres del Festival Internacional de Teatro de Mérida al Mejor Espectáculo de teatro 2013/2014.
Alcestes, nuestro protagonista, quiere, anhela vivir en la verdad. Quiere ser honesto y sincero y que los demás lo sean con él. Pero, como cualquier ser humano, está lleno de contradicciones. Son estas contradicciones y su incapacidad para encontrar el término medio que le permita vivir lo que le lleva a retirarse al desierto por el que clama desde la primera conversación con su amigo Filinto.
Alcestes libra una lucha desesperada que me emociona profundamente. Tal vez la pasión de sus actos en unos tiempos laxos como los nuestros en los que parece que se impone el “todo vale”. Donde cada vez cuesta más trabajo distinguir lo que está bien de lo que está mal y por tanto se difumina la idea de lo que es la libertad. Donde a fuerza de no querer que las cosas sean blancas o negras todo se ha vuelto gris. Alcestes pone en peligro su integridad por defender la verdad. Porque no se acomoda a la ficción imperante y porque está dispuesto a perderlo todo en defensa de lo que cree. Puede que tenga razón o puede que no. De lo que estoy seguro, desgraciadamente, es que no conozco muchos hombres como él.
Miguel del Arco

Comentarios sobre la película "Lope"

Después de estudiar en clase la agitada vida de Lope de Vega hemos visto la adaptación cinematográfica de la directora Andrucha Waddington.  El reparto de actores es el siguiente: Alberto Ammann en el papel de Lope, Leonor Watling en el papel de Isabel Urbina y Pilar López de Ayala como Elena Osorio. Comenta qué te ha parecido la interpretación de los actores, el vestuario, la escenografía, la música y la fidelidad en la adaptación de la vida de Lope. Selecciona las escenas que más te hayan gustado.