dilluns, 4 de febrer de 2013

El Quijote en Barcelona

Los alumnos de 1r de bachillerato hemos hecho la ruta de El Quijote por Barcelona.

Sala cervantina. Biblioteca de Catalunya.

El jueves pasado, las alumnas de literatura, junto con el resto de alumnos de bachillerato, tuvimos la oportunidad de recrear en vivo el escenario por donde se movió Don Quijote cuando estuvo en Barcelona. Nos paseamos por las calles descritas en el libro; vimos de dónde supuestamente salían las galeras, visitamos la única puerta de la muralla que queda hoy en día (por la que debió entrar Quijote cuando vino), el antiguo local donde debía haber la imprenta descrita por Cervantes en su obra, la casa donde se alojaría el propio autor…
Estuvimos acompañados de unos guías que daban explicaciones a todo lo que nosotros veíamos. Y aún habiéndolo trabajado tanto en clase, pudimos acabar de completar la información que teníamos con pequeños detalles que nos iban contando.
Además, tuvimos la suerte de poder ir a la Biblioteca de Catalunya para poder ver la “Col·lecció Cervantina”, dada en 1914 por el cervantista barcelonés Isidre Bonsoms. Vimos toda clase de Quijotes: traducciones a más de cuarenta idiomas, las seis primeras ediciones de 1605, obras de carácter biográfico… ¡Nos gustó mucho!

Mireia Oriol




 Entre los capítulos LX y LXVI Don quijote y Sancho pasan una temporada en Barcelona, ciudad que Cervantes conocía por haber estado en ella entre la primavera de 1609 y el otoño de 1610. Hemos iniciado el recorrido desde la muralla medieval del siglo XIV hasta las atarazanas. A continuación hemos llegado a una de las arterias más importantes de la Barcelona del siglo XVI, el carrer Ample, donde debió alojarse don Quijote en casa de don Antonio Moreno. A continuación hemos ido al Paseo Colón número 2 donde estaba situada la casa en la que residió Cervantes durante su estancia en Barcelona. Desde el Pla de Palau nos hemos dirigido a la imprenta de Sebastián Cormellas en la calle del Call.  Allí Quijote vio cómo se imprimía el Quijote falso de Avellaneda.  Hemos finalizado nuestro recorrido en la calle de Perot lo Lladre, el bandolero catalán Roque Ginart que acompañó a Quijote y Sancho hasta la entrada de la ciudad.
Por estas calles barcelonesas ya no hay quijotes pero aún conservan la magia y el encanto de una ciudad cargada de historia. Durante unas horas nos hemos acercado a ella, la hemos recorrido, nos hemos imaginado cómo sería en aquella época, tal como le impresionó a Cervantes.
A continuación hemos visitado la sala cervantina de la Biblioteca de Catalunya donde hemos podido ver estanterías repletas de ediciones del Quijote. No solo las primeras ediciones de 1605 sino el Quijote traducido a todos los idiomas, ruso, griego, rumano, checo, etc. También ediciones curiosas como algunas en miniatura. En total ocho mil volúmenes dedicados a Cervantes.  La visita ha valido la pena.

Y así me pasé de claro a Barcelona, archivo de la cortesía, albergue de los extranjeros, hospital de los pobres, patria de los valientes, venganza de los ofendidos y correspondencia grata de firmes amistades, y en sitio y en belleza, única; y aunque los sucesos que en ella me han sucedido no son de mucho gusto, sino de mucha pesadumbre, los llevo sin ella, sólo por haberla visto.
(Capítulo LXXII)

                                          Muralla, Portal de Mar
                                               
                                              Les Drassanes
                                                    Reproducción de una galera
                                          Carrer Ample: casa de Antonio Moreno
                                           Paseo de Colón. Casa de Cervantes

                                          El Born

                                           Carrer Montcada
                                           Carrer del Call. La imprenta.

                                           Carrer Perot lo lladre: Roque Guinart